Facebook Twitter Google +1     Admin

Desde Madison solidaridad y entendimiento

20161111220628-desde-madison-solidaridad-y-entendimiento.jpg

    Parte del grupo bailaba con los niños./Foto de Leandro Pérez Pérez.

 

Integrantes del Wisconsin Medical Project llegaron a esta ciudad, como se ha hecho habitual, dos veces al año, acompañados de donativos destinados a diversas unidades de la Salud Pública y presidido por el Dr. Bernard F. Micke, quien vino por vez primera en 1999, a propósito del hermanamiento de Madison, capital de Wisconsin de Estados Unidos, y Camagüey.

En el Centro de Ingeniería Clínica y Electromedicina comprobaron cómo echan a andar equipos hasta dados de baja por la falta de piezas y prohibiciones de la compra de tecnología de punta como consecuencia del bloqueo impuesto a Cuba por los Estados Unidos de Norteamérica hace más de medio siglo, por lo que aseguraron es más fácil la medicina que lo conquistado allí.

Foto/L. P. P.

Bernard F. Micke dijo que al asumir la presidencia en su país George W. Bush, este negó tales acercamientos y luego consiguieron una licencia por ser de carácter humanitario; fue en el 2003 cuando lo lograron ya con el Proyecto instituido hasta nuestros días y extendido a otras naciones.

Los doctores Nacira Bonet Manso, funcionaria de Relaciones Internacionales, Proyectos y Donaciones de la dirección provincial de Salud Pública y Fermín Casares Albernas, Profesor Consultante y especialista de 2do. Grado en Neurología y en Terapia Intensiva y Emergencia Médica del hospital universitario Manuel Ascunce Domenech, brindaron una panorámica de cómo está concebido el sistema de Salud cubano en todos los niveles de atención y, además de agradecerles a los allí presentes su empeño, pidieron las hicieran extensivas a todos aquellos que desde Madinson cooperan con desprendimiento y sentido humanista.

El grupo, integrado por médicos de familia, de emergencia y enfermeros, unos retirados, otros en activo, un ingeniero Quimico y un estudiante, estuvo en varios servicios del hospital universitario Manuel Ascunce Domenech, donde recibieron una información detallada acerca del uso del Heberprot-P por el Dr. Ariel Hernández Varela, jefe del Grupo de Angiología y coordinador del encargado del uso del Heberprot-P. En esta ocasión recibieron una descripción del producto cubano, desarrollado en el Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (CIGB), registrado en más de una veintena de países, y que es utilizado en diabéticos que presentan úlceras en sus pies (UPD) porque propicia su cicatrización y evita en gran medida un número importante de amputaciones de los miembros inferiores.

Ese producto, único en el mundo, se ubica con patente premiada con Medalla de Oro de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual y tiene la novedad de aportar una solución terapéutica para esa dolencia, que hasta el momento de su manifestación no tenía opciones efectivas de tratamiento.

Foto/Otilio Rivero Delgado.

Por su parte, el Dr. Rafael León de la Torre, especialista de 2do. Grado en Cardiología, dio a conocer el beneficio que ofrece el servicio de ecocardiografía, utilizado por él en ese momento, por su uso tanto en adultos como en niños, que son atendidos una vez por semana, y como doppler, mediante el empleo del ultrasonido, en el que se aprovecha su efecto y es posible visualizar las ondas de velocidad del flujo que atraviesa ciertas estructuras del cuerpo, por lo general vasos sanguíneos, y que son inaccesibles a la visión directa.

A la derecha (al centro), el Dr. Ángel E. Miranda, jefe del servicio de Cardiología ofrecía una panorámica acerca de la red nacional de esa especialidad. Foto/O. R. D.

En la sala de Rehabilitación para pacientes con dolencias cardíacas mantuvieron un provechoso conversatorio, en el que indagaron hasta dónde Camagüey prestaba servicios y de necesitar cirugías o trasplante de corazón cómo era el mecanismo para el beneficio de los enfermos, sobre lo que aclaró el Dr. Ángel E. Miranda, cardiólogo al frente de esa asistencia, que hay una red muy bien estructurada en el país y son enviados adonde se requiera, que puede ser a la capital, o a las provincias de Villa Clara o de Santiago de Cuba.

Especial interés mostraron acerca de cómo las familias cubanas daban a conocer su disposición para donar sus órganos de manera voluntaria, si fuera preciso.

El Dr. Bernard F. Micke, dijo sentirse encantado por el cambio observado en el departamento de Anatomía Patológica, conocido por él hace alrededor de 10 años.

Foto/O. R. D.

En la Universidad de Ciencias Médicas, la Dra. Fidela Reyes, su vicerrectora, dio a conocer que la matrícula actual es de poco más de 4 930 estudiantes, de los cuales 172 son extranjeros de 39 países. Ofreció además, una exhaustiva explicación de cómo son los procedimientos de ingreso de los jóvenes, la selección de las especialidades y la seguridad de empleo al término de sus carreras.

Al indagar acerca de la atención estomatológica a la población, con especial énfasis en los casos que requieren de correcciones de la dentadura, o sea, de la Ortodoncia, conocieron que el acceso a cada una de estas necesidades es gratuito, incluso, que hay programas muy bien estructurados de manera general para ofrecer el servicio en pos de la salud bucal a los menores de 18 años, a las embarazadas, a los adultos mayores y a los discapacitados.

Participó en el encuentro Lilibet Echemendía Lozano, estudiante de 4to. año de Estomatología y presidenta de la Federación Estudiantil Universitaria (FEU), a la que preguntaron acerca de su experiencia durante esta etapa de su vida, quien aseguró que es bella porque desde el 1er. año tienen contacto con las comunidades y sienten el reconocimiento de la población, porque son acogidos como grandes doctores.

Le preguntaron igual hacia dónde preferiría trabajar después de graduada y sin pensarlo dos veces respondió: “en el sitio que sea útil y necesaria mi presencia”.

Foto/L. P. P.

En jornada muy particular devino la visita del grupo al Centro de Rehabilitación Jardín de Sueños, donde son atendidos niños con diferentes discapacidades, en un ambiente natural, campestre, concebido para ofrecer ese tipo de asistencia tradicional y también basada en la equinoterapia.

La Dra. Reyna Peraza Morellas, especialista en Rehabilitación y al frente de ese servicio que pertenece al hospital pediátrico provincial Eduardo Agramonte Piña, y la Licenciada Mirna Méndez González Pardo, Máster en Discapacidad Infantil, explicaron cómo funciona el flujo de trabajo cada día de la semana.

En esta ocasión estaba dedicada a niños de edad escolar, quienes, previo convenio con las escuelas a las que asisten de acuerdo con su padecimiento, realizan su fisioterapia y actividades recreativas, según corresponda, en compañía de sus familiares, pues forman parte importante en la recuperación de sus hijos.

Era día de recreación, por eso usaron montura. Para la monta-terapia se hace al "pelo". Foto/L. P. P.

Luego de la fisioterapia correspondiente, dirigida por Félix Batista, Máster en Educación Especial, los niños dedicaron un rato al baile de manera espontánea y parte de los integrantes del Wisconsin Medical Project no se resistieron al deseo de disfrutar junto a ellos y formaron parte de la alegría infantil. Los propios niños escogieron a sus parejas y compartieron la diversión.

En ese jardín donde los sueños se convierten en realidad en no pocas ocasiones, debido a la cura o mejoría en la calidad de vida de los niños atendidos por un grupo multidisciplinario de especialistas y también por los instructores deportivos y de arte, a fuerza de dedicación, esmero y mucho amor, los familiares son instruidos acerca del padecimiento de sus hijos, interrelacionan en las terapias y son orientados para continuar con la recuperación de los chicos en sus propios hogares.

Hasta allí llegan niños de La Habana, Las Tunas, Sancti Spíritus, Holguín, Ciego de Ávila, sobre todo porque las familias conocen de los loables resultados.

Ya en los predios del hospital pediátrico Eduardo Agramonte Piña fueron recibidos por el Dr. Reinaldo Pons Vázquez, su director. El intercambio versó sobre las prestaciones de la institución, rescatada con gusto de entre el paso de los años y con un personal de elevado nivel científico.

Al preocuparse por el qué se hace ante situaciones de desastre o de epidemias, obtuvieron la información precisa, con las particularidades del engranaje concebido desde la atención primaria de salud, la vinculación con otros sectores, y en estos casos, con la eficaz dirección de la Defensa Civil muy bien estructurada.

Ese hospital, con servicios de referencia como el de neurocirugía, neonatología y cirugía pediátrica, recibe también niños de las provincias de Ciego de Ávila y Las Tunas.

En el hospital materno infantil Ana Betancourt conocieron por su director, el Dr. Sigfrido Valdés Dacal, especialista de 2do. Grado en Obstetricia, Profesor Auxiliar y Máster en Atención Integral a la Mujer, que allí ocurren alrededor de 6 000 nacimientos cada año, y en lo que va del actual se produjeron 5 070, mientras exhiben una tasa de mortalidad infantil de 2,1 fallecidos por cada mil nacidos vivos, algo que les produjo especial admiración.

Tuvieron la oportunidad de adentrarse en el Banco de Leche Humana, que abrió sus puertas en enero de este año y hasta la fecha ha recolectado 200 litros destinados a los niños en estado crítico, según informó el Dr. Rafael Hidalgo Morales, especialista en Neonatología de ese centro hospitalario, Profesor Instructor y jefe del servicio de Neonatología, lo cual favoreció, dijo, al aumento de peso de estos bebés y a que desaparecieran en ellos la intolerancia al alimento y la enterocolitis.

Bernard F. Micke se interesó por las necesidades del centro, lo que el Dr. Hidalgo agradeció y añadió que lo más importante era mantener un intercambio fructífero entre ambas partes y saberse que existen.

Foto/L. P. P.

Pasaron por otras unidades del sector como el taller de prótesis de ortopedia, los hospitales Oncológico María Curie y el clínico quirúrgico Amalia Simoni en el que celebrarán su aniversario 57 el próximo 27 de noviembre, y las policlínicas Tomás Rojas y un consultorio médico, estos dos últimos del municipio Carlos M. de Céspedes, donde terminan en el día de hoy.

Autora: Olga lilia Vilató de Varona (Cuqui)

 

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris