Facebook Twitter Google +1     Admin

Hoy, 14 de noviembre: Día Mundial de Lucha contra la Diabetes

Se conmemora el Día Mundial de Lucha contra la Diabetes en homenaje a Frederik Grant Banting, quien nació el 14 de noviembre de 1891. Este importante fisiólogo, junto con Charles Best, logró aislar por primera vez la insulina en 1921. Gracias a este hallazgo la diabetes pasó de ser una enfermedad mortal a ser crónica y controlable.

La fecha está copatrocinada por la Federación Internacional de la Diabetes y la Organización Mundial de la Salud (OMS), con el propósito de que los diabéticos,  el personal sanitario, las instituciones y la sociedad toda, tomen conciencia del alcance y las posibles consecuencias de este padecimiento, además, de los beneficios y repercusiones positivas ante un tratamiento adecuado, oportuno y del control y un estilo de vida sano. 

Diabetes educación y prevención, es el lema de este Día, y se llevará a efecto una campaña mundial por cinco años, desde el actual 2009 hasta el 2013. Se asegura que en el 2030 podría haber más de 440 millones de pacientes diabéticos en el Universo, y no son pocos los que afirman que atajar la obesidad es sinónimo de prevenir la diabetes.

Esta provincia registra una tasa de 39,3 diabéticos por cada mil habitantes, la segunda más elevada del país, después de Ciudad de La Habana, y si como dijo el doctor Orlando Nicolau Mena, especialista en Endocrinología, si el padecimiento es detectado después de cinco a diez años de iniciado, entonces los registros reales son mucho mayores.

Estudios realizados por el Grupo de Endocrinología en este nivel, encabezado por el doctor Nicolau, arrojan que de las personas investigadas, el 16 por ciento están entre las denominadas prediabéticas, lo que complica aún más las expectativas acerca del síndrome (por ser producido por diferentes causas).

La Endocrinología se encarga de atender diversas enfermedades, pero la más frecuente es el síndrome de la diabetes mellitus, originado en general por el aumento de glucosa en sangre, con manifestaciones igualmente del incremento de excreción de glucosa por la orina y las afectaciones de diversos órganos del ser humano.

Los especialistas grafican el padecimiento así: cuando se ingiere un alimento es como si enviara un aviso al estómago y éste, a su vez, le manda otro al páncreas para darle a conocer la cantidad que recibe. Luego el páncreas responde con la insulina requerida, pero al presentar trastornos esa persona, en unas ocasiones ese telegrama, para llamarlo de algún modo, resulta exagerado y en otras la respuesta supera la realidad de ese aviso, incluso, en ciertos casos la contestación llega tardíamente.

Al suceder esto ya el alimento pasó y cuando obtiene la insulina no lo encuentra para actuar sobre él, lo cual trae consigo la hipoglucemia. De ahí que el paciente deba comer con cierta regularidad y olvidarse por completo de los ayunos prolongados y las comidas demasiado abundantes.

Los alimentos deben distribuirse en alrededor de un quinto entre el desayuno y la merienda, dos quintos en el almuerzo e igual proporción en la comida, de la cantidad del almuerzo y de la comida se saca una parte para la merienda y la cena.

Luego de detectada, la diabetes mellitus de Tipo 1, y 2, entre las más conocidas, ya no hay retroceso. La 1 se presenta por lo general en los jóvenes, por causa inmunológica, y con la necesidad del tratamiento de insulina para poder vivir. La 2, surge con frecuencia en el adulto, con un origen hereditario en la mayoría de los casos y aun cuando puede necesitar de la insulina para llevar un mejor control, no es siempre imprescindible.

El otro tipo de diabetes mellitus conocida es la gestacional que aparece durante el embarazo en mujeres no diabéticas y después de parir le desaparece, aunque en un porcentaje elevado retorna al cabo de los diez años del parto.  

Se dice que como en todas las enfermedades endocrinas el número de mujeres diabéticas supera el de los hombres.

Especialistas consultados aseguran que como trastorno metabólico en sí, afecta a todo el organismo. Manifiesta implicaciones negativas en el sistema nervioso periférico, ese que regula los movimientos, la sensibilidad, entonces el individuo sufre una neuropatía diabética; en el sistema autonómico (el simpático y el parasimpático), aquellos reguladores de las funciones del organismo, como la motilidad del intestino, la frecuencia cardíaca, la sudoración, pueden afectarse igualmente y presentar una polineuropatía autonómica, causante de diarreas, calambres y de la impotencia.

Igualmente produce afecciones vasculares, tanto en el sistema microvascular como el macrovascular (la conocida arteriosclerosis), que se acelera mucho más en este tipo de paciente. Se dice que el diabético tiene 20 años más de desgaste, desde el punto de vista vascular, que el de una persona sana de igual edad.

Ello provoca que este síndrome constituya la primera causa de amputaciones no traumáticas en nuestro medio. Tenemos el llamado pie diabético, puesto que por falta de irrigación los tejidos no están bien nutridos y es más proclive a desarrollar una infección, por eso debe evitarse cualquier tipo de lesión. Aquí es aplicado el HEBERPROT- P, producto cubano a base del factor de crecimiento epidérmico y es utilizado por la especialidad de Angiología y Cirugía Vascular. El medicamento está indicado en diabéticos con lesiones en sus pies, previa prescripción facultativa, de manera que sean evitadas las amputaciones mayores.

La microcirculación es la otra afección vascular, pues los vasos sanguíneos se van distribuyendo y llegan a todos los órganos. La diabetes es la primera causa de ceguera en Cuba, porque los de la retina son afectados y hasta llega a desprenderse.

Constituye una causa importante en la insuficiencia renal crónica terminal en nuestro país y, a su vez, un riesgo importante en el infarto agudo del miocardio. Las enfermedades cerebrovasculares son más frecuentes en estas personas, y en el caso del hombre se afecta la capacidad sexual porque esa arteriosclerosis también se produce en las arterias que irrigan el pene  y puede llevarlo a la disfunción sexual.

Cada vez hay más pacientes diabéticos que llegan a edades avanzadas en nuestro país, pero en sus manos está la mayor responsabilidad de vivir más. Luego de padecerla, el conocerse y auto controlarse es vital, por eso la educación para la salud es tan importante en ellos.

Los medicamentos para este padecimiento están garantizados en Cuba para todos los pacientes y a costos muy bajos; no obstante, si alguien no cuenta con los recursos económicos para llevar su tratamiento, la Seguridad Social se encargaría de responder por eso.

Autora: Olga Lilia Vilató de Varona

Corrección: Oriel Trijuillo Prieto

Comentarios » Ir a formulario

cuquisalud

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris