Facebook Twitter Google +1     Admin

Ya en casa

20150423045547-ebola-recibimiento-blog.jpg

En primer plano de izquierda a derecha, el Dr. Eydel y el licenciado en Enfermería José Edelmiro, eran agasajados por familiares y amigos al bajar del ómnibus.

El doctor Eydel Miguel Agüero López, de Sibanicú; y el licenciado en Enfermería, José Edelmiro Martínez Acosta, de Florida, ambos municipios de la provincia de Camagüey, Cuba, no regresaron de la guerra, pero sí, a base de profesionalismo, cumplimiento del deber y mucha disciplina, escaparon de las garras de la muerte. Ellos combatieron la epidemia de la fiebre hemorrágica del virus del Ébola en Sierra Leona, África Occidental.

Los minutos de recibimiento fueron pocos si los comparamos con la gran hazaña que realizaron, sucedió en el entorno del Casino Campestre, sitio propicio para el mejor de los reencuentros, más hoy, el Día de la Madre Tierra, cuando se promueve la armonía entre la naturaleza y la vida. Allí hubo mucha alegría, acompañada de fuertes abrazos, besos y lágrimas con sus padres, esposas e hijos, y parecía como si no hubiera quien los observara, ante la necesidad de dar y recibir tanto amor contenido por alrededor de seis meses.

Luego vino el acercamiento con el resto, entre ese resto la prensa no podía faltar, como un signo de reconocimiento, ese que ni ellos mismos creen merecer porque es demasiada la sencillez que los caracteriza. Impresiona que no incorporen dentro de sí qué han hecho por esos desprotegidos desde todos los puntos de vista, y en pos de impedir la entrada de tan terrible mal a otros países, con la inclusión del nuestro.

Su pueblo todo los esperan como lo que son: sus héroes; ellos, dicen que cumplieron con su deber de médico o enfermero que es como decir, dar todo de sí por sus pacientes a cambio, si fuera preciso, de sus propias vidas. Asombra tanto agradecimiento de parte de estos hombres. Así los formaron en nuestras universidades médicas, en este caso en la Carlos J. Finlay, que tanto se corresponde con su nombre, el de ese camagüeyano devenido símbolo universal de altruismo y consagración.

Eydel, especialista en Medicina General Integral y en Epidemiología, dijo en nombre de los dos lo difícil que se le hacía expresar palabras y leyó un poema escrito por Marcelino Agüero Oliva, su padre, quien se lo envió como una manera de darle fuerzas a él y a sus compañeros, donde sobresale el elogio al Líder Histórico de la Revolución cubana Fidel Castro, quien ideó la la formación del Contingente Henry Reeve, ese mismo que hoy está nominado a recibir el Premio Nobel de la Paz. En un aparte me dio a conocer su agradecimiento a la familia y al pueblo cubano por tantas muestras de desvelo, respeto y cariño, además, el compromiso que  entraña para el futuro que ya es hoy.

José Edelmiro, también diplomado de Instrumentista en Salud, confesó sus sentimientos de alegría por el deber cumplido y verse de regreso, aparejado con un poco de nerviosismo, porque para él este recibimiento ha sido una revelación de amor infinito.

Eduardo López Leyva, miembro del Buró Provincial del Partido Comunista de Cuba, en nombre de otros directivos allí presentes y el pueblo camagüeyano, rememoró esa noche en que se pedían las disposiciones de profesionales de la Salud, y fueron cientos los que se brindaron, entonces hubo que elegir y “ustedes estuvieron entre esos” y añadió: “Poco es decirles gracias, bienvenidos a la patria”.

Más de 250 médicos, enfermeros y trabajadores de la Salud integraron el contingente cubano que desde octubre del 2014 partieron hacia Sierra Leona, Liberia y Guinea Conakry, para combatir la epidemia, luego de un llamado de Ban Ki-moon, Secretario General de las Naciones Unidas. Catorce de estos fueron camagüeyanos.

 

Autora: Olga Lilia Vilató de Varona (Cuqui)

Foto: Otilio Rivero Delgado 

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris