Facebook Twitter Google +1     Admin

Día Mundial Sin Tabaco: Compasión y veneno

20110531202107-cigarro-no.jpg

Si conocemos que la planta del tabaco es originaria de Suramérica desde hace más de 5 mil años y que al llegar Cristóbal Colón a Cuba encontró a indígenas que ya  fumaban, constituye un hecho casi heroico convencer a los mortales del siglo XXI acerca de que ser adicto a esta práctica daña la salud hasta el punto de comprometer la vida de quien lo sea y de quienes lo rodean.

Cuenta la historia que Rodrigo Jerez y Luis de Torres, acompañantes de Colón, fueron los que llevaron el tabaco a España en el siglo XV y según los estudiosos del tema Rodrigo bajó fumando de las carabelas, por lo cual fue apresado hasta demostrar que no había hecho un pacto con el demonio como se decía.  

Jean Nicot, embajador francés en Portugal, envió tabaco pulverizado a la reina madre del país galo, Catalina de Médicis, y esta atribuyó la cura de sus jaquecas a esa práctica. De tal forma comenzó a popularizarse el concepto de que el tabaco poseía efectos terapéuticos.

El polvo inhalado por la nariz (el rapé), tuvo su génesis en fecha tan lejana como el 1620. Praxis muy extendida entre la aristocracia europea.

Sería imposible abarcar el tema en toda su dimensión desde esa época hasta nuestros días. Ya en el siglo XX, el tabaco comenzó a tornarse un verdadero peligro para la Salud Pública. Imagine que de acuerdo con las estadísticas aportadas por la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura (FAO por sus siglas en inglés), el tabaco constituía el cultivo no alimentario más propagado a nivel mundial.

De acuerdo con investigaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), la industria tabaquera resulta la principal causa aislada de morbilidad y muerte prematura, y el fumar la segunda causa de defunciones a nivel mundial, precedida por la hipertensión arterial.

Hoy se conoce a ciencia cierta que el fumar es una adicción porque actúa sobre las funciones psíquicas, determina tolerancia, dependencia y su uso excesivo afecta tanto como una droga más, en este caso estimulante.

Aunque la nicotina es la responsable de la adicción de fumar, droga psicoactiva presente únicamente en el tabaco y que de forma concentrada constituye uno de los venenos más poderosos, del tabaco se desprenden miles de sustancias tóxicas.

Cigarrillos y puros son adictivos y más aún el fumado que el mascado. Las personas que consumen cigarrillos e inhalan el humo absorben tres veces más nicotina que aquellos fumadores de tabacos o en pipa. Por estar considerada esta práctica una drogadicción, la libertad de elección está comprometida por los efectos de la nicotina sobre el cerebro y el sistema nervioso.

Algo a considerar y para meditar sin el menor titubeo es que la nicotina inhalada llega al cerebro en ¡siete segundos!

Investigadores ingleses han asegurado que cada cigarrillo ¡acorta once minutos las expectativas de vida! El que fuma una cajetilla de cigarros por día ¡pierde un día de vida por semana!, o lo que es lo mismo, ¡52 al año!

¿Qué sería lo mejor entonces? La respuesta es una: No iniciarse nunca en el fumar porque la nicotina ocasiona la tríada adictiva; la tolerancia, que lleva al individuo a una necesidad progresiva de una dosis cada vez mayor; la dependencia, sucede desde el punto de vista farmacológico y psicológico; y la abstinencia, cuando el organismo protesta al suspenderse bruscamente el acto de fumar.

Esa abrumadora obsesión por fumar es conocida como insidia a la nicotina.

Muchos son los datos que hoy, precisamente hoy, son manejados por los diferentes medios de difusión, pero prefiero terminar con esta leyenda árabe, bajo el nombre: El tabaco brinda placer y dolor y dice así:

Cuéntase que en una oportunidad, mientras el Profeta paseaba encontró en el camino una serpiente que moría de frío, por lo cual, con gran bondad y compasión la recogió del suelo y la llevó a su pecho para darle calor. La serpiente, al recuperarse, lo miró con ira y enfurecida le dijo: “Tu raza ha perseguido a los míos y yo he jurado a Alá que me vengaré”. ¿Cómo puedes ser tan ingrata?, a lo cual la serpiente le replicó: “La gratitud no existe sobre la Tierra”. Seguidamente la serpiente mordió al Profeta quien succionó el veneno de la herida arrojándolo a la tierra del camino. Allí nació una planta, el tabaco.

Según la fábula árabe, en esto radica el que el tabaco combine la compasión del  Profeta con el veneno de la serpiente. Piense en esto hoy 31 de mayo, Día Mundial Sin Tabaco, promovido por la OMS desde 1988.

 

Autora: Olga Lilia Vilató de Varona

Corrección: Oriel Trujillo Prieto

Ilustración: Tomada de Internet

Comentarios » Ir a formulario

gravatar.comAutor: angel mendoza

Muy buena la leyenda de la serpiente y del profeta, nunca la había escuchado. Pero mejor aún tu artículo y sus intenciones!!!!

Fecha: 04/06/2011 04:45.


gravatar.comAutor:

Me alegra que te gustara la leyenda. Piensa en ella y trata de despojarte de
tal esclavitud.
Gracias por escribir.

----- Original Message -----
From: "Blogia"

Fecha: 07/06/2011 13:18.


Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris