Facebook Twitter Google +1     Admin

Maro, su cumple y más…

20121214170956-maro-doctora-blog.jpg

El que Maro, como la conocen sus amistades, cumpla 92 años, hoy 14 de diciembre y la felicite desde aquí, me facilita las cosas a la hora de priorizar el comienzo. El nombre de esta camagüeyana orgullosa de su terruño es: Elda Marrero Marín.

Vive en la calle Popular # 58, y graduada en Economía de la Universidad de La Habana, en una época en que pocas cubanas conquistaban sueños como ese.

Pienso que vivir tantos años constituye un privilegio en sí mismo, pero si a eso le agrego que mantiene una lucidez tremenda, una locuacidad y dicción impecable, su dentadura y un espíritu solidario probado, entonces sus encantos aumentan. En los últimos tiempos se hizo de más amigos sin salir de casa, ¿cómo?, Les cuento.

Cuando su doctora y enfermera de la Familia tenían que ser trasladadas de local porque se imponía una reparación, Maro se puso pensar y así me comentó: “¿adónde irán mi doctora y mi enfermera?, ¿adónde tendremos que ir todos sus enfermos?”. No lo sabía.  “Me puse a pensar —agregó— en tantas personas mayores, niños y hasta en mí misma, y me dije: `el consultorio no puede trasladarse tan lejos, en mi casa se queda`”, y así ocurrieron los hechos.

Compartió su hogar durante seis meses con la doctora Cecilia Lezcano y la enfermera Mariuska Martín, quienes tuvieron palabras de elogio hacia Maro.

Quiere decir que la casa de Maro fue el consultorio # 15 del área de Salud José Martí (Centro). Hasta allí llegaban cada día los necesitados de atención médica y cuya población es de mil 260 habitantes. El local original, adonde ya están de regreso, queda en la esquina de Popular y Lope Recio, solo a unos pasos de la casa devenida consultorio.

Esta sensible mujer, que dice sentirse “solita” desde el punto de vista familiar, tiene a su lado a Margarita Leyva, su cuidadora contratada por el Estado, con quien mantiene una estrecha relación afectiva.

Maro confesó que tanto la doctora como la enfermera son unos “encantos”, así las calificó y añadió: “Solo quise ayudar y que no se alejaran de la zona y así ayudar a quienes como yo necesitaban de los servicios de la Atención Primaria de Salud (APS). Esto más bien me ha servido hasta de entretenimiento. Ahora las voy a extrañar mucho”.

La doctora Cecilia Lezcano añadió: “Maro estuvo ingresada durante tres días en el hospital y me dejó la llave de su casa para que todo continuara igual y no se alterara la asistencia médica en lo absoluto, eso no lo hace todo el mundo y se lo agradecemos infinitamente”.

Este acto de altruismo es una auténtica prueba de que la comunidad agradece a los trabajadores de la Salud Pública sus desvelos por prevenir enfermedades, atenderlas cuando ya están y permanecer al lado de ellos cuando más lo necesitan.

 

Autora: Olga Lilia Vilató de Varona (Cuqui)

Foto: Orlando Durán Hernández

Comentarios » Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris