Facebook Twitter Google +1     Admin

Raulito: El Espartaco de su Sala por el deseo del triunfo

20100516201320-copia-dia-enfer.-digital-1.jpg

Los enfermeros Raúl y Yudelmis Beltrán asisten a una de las ingresadas en la Terapia Intensiva.

 

El licenciado en Enfermería Raúl Morales Rivero, de 33 años de edad, impresiona como aquellos que profesan una vasta experiencia en su carrera; resulta muy locuaz, preocupado por su hacer que aunque cotidiano se torna único cada día, con nuevas expectativas y nobles empeños en pos de la salud de los demás y por sobre todas sus virtudes la más sobresaliente en su oficio: su humanidad.

--¿Por qué estudió Enfermería y de dónde ese apego por cuidar de la vida del prójimo?

--Desde pequeño quise ser médico, eso decía y confieso que la Enfermería fue la segunda opción que pedí al terminar el Preuniversitario en Sola Tres y esa carrera fue la que alcancé. Realmente lo hice con miras a cambiarla después. Y ese apego por la vida del prójimo parece que me viene desde que vine al mundo, mi abuela era un poco samaritana y fíjese que soy revolucionario de nacimiento. Soy mellizo y mi hermano Raidel y yo nacimos un 13 de agosto, en la misma fecha que Fidel, nuestro Comandante en Jefe, quien ha sido paradigma de altruismo y solidaridad para el mundo.

--¿Qué pasó entonces que no hizo el cambio de carrera?

--Porque me enamoré de mi profesión de tal manera que no pude. Tuve la oportunidad de pasar a la de Medicina y no conseguí desprenderme de ésta. Luego me dije: “Voy a ser enfermero Intensivista”.

El también Especialista de Primer Grado en Enfermería Intensiva y Emergencia y Master en Urgencia Médica, es el jefe de la Sala de Terapia Intensiva del hospital Universitario Manuel Ascunce Domenech de esta ciudad desde el 2007, cuyo servicio cuenta con 12 camas y 20 enfermeras o enfermeros, de los cuales cinco cumplen misión internacionalista.

--¿Cuáles son sus mayores riquezas? 

--Mi seno familiar y mi trabajo. Mis abuelos y mis padres han sido mi inspiración y mi ejemplo a seguir, quisiera llegar a ser como ellos. Igual me sucede con Raidel, quien es Vanguardia Nacional y, por supuesto, mi esposa Mabel, arquitecta y Doctora en Ciencias.

--¿Qué siente cuando este colectivo logra salvar una vida y el paciente se va de alta por sus propios pies?

--Es algo indescriptible que se siente muy adentro. Este colectivo es muy bueno y sacrificado y le hablo no sólo de los enfermeros sino de los médicos y de todos en general. Aquí disfrutamos el compartir la alegría con el paciente salvado y con su familia. Es muy lindo entregarle un hijo a sus padres, o los padres a sus hijos, los sobrinos a sus tíos, en fin, en un regocijo incalculable y con ese fin trabajamos.

Esa Sala de Terapia Intensiva registró la atención de 921 pacientes, con un porcentaje de fallecidos del 22,5% al cierre del 2009, y al término del primer trimestre del actual 2010, con 208 enfermos tratados y el 22% de defunciones, cuando las estadísticas a nivel internacional consideran como un buen resultado en este tipo de servicio que las muertes consignadas se encuentren entre un 20 y un 40%.

La provincia de Camagüey acoge poco más de siete mil enfermeras o enfermeros. Raulito, como todo le llaman dice sentirse: “El Espartaco de mi Sala, claro, desde el punto de vista del deseo de triunfar, pues cuando no puedo brincar para conseguir el propósito de mejorar una situación o a un paciente, entonces le doy la vuelta”.

Enfermeros como éste son dignos seguidores de Florence Nightingale, considerada ejemplo de abnegación, madre de la enfermería moderna y fundadora de la primera escuela de enfermería en el mundo.

Texto y Foto: Olga Lilia Vilató de Varona

Correción: Oriel Trujillo Prieto

 

Comentarios » Ir a formulario



gravatar.comAutor: jorge luis rivero

hola cuqui revise todo muchas gracias por el criterio que usted tiene sobre rauli quisiera que se me diera la oportunidad de conocerla personalmente chao

Fecha: 03/06/2014 11:55.


gravatar.comAutor: Cuqui

Jorge Luis: Nada de gracias, todo es cierto y lo merece. también fue publicado en el Adelante impreso, aunque si mal no recuerdo, en menos espacio.
Ya sabes mi correo electrónico. Por ahí me das un teléfono, nos hablamos y podemos conocernos, mis saludos...

Fecha: 03/06/2014 12:31.


Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris