Facebook Twitter Google +1     Admin

A punto vacunación contra Influenza A (H1N1)

Como en toda Cuba,  en la provincia de Camagüey se mantiene la circulación del virus de la Influenza A (H1N1), aseveración respaldada por el alza en las atenciones médicas por infecciones respiratorias agudas (IRA) en los últimos días.

La doctora Rita María Ferrán, vicedirectora de Enfermedades Transmisibles del Centro Provincial de Higiene, Epidemiología y Microbiología (CPHEM), dijo que la situación reinante denota que el virus mencionado no tiene época del año determinada para aparecer, ha permanecido  lo mismo en el invierno que en el verano.

El territorio cuenta con los medicamentos, sitios de hospitalización y personal calificado para enfrentar la pandemia, aseguró la especialista, pero se requiere de sumo cuidado en las medidas higiénicas con vistas a cortar la cadena de transmisión de la enfermedad, como son: el lavado frecuente de las manos con agua y jabón y mantener la limpieza y ventilación  adecuadas en los hogares y centros laborales.

Se añaden a estas medidas el no asistir a sitios con aglomeración de público, ni a centros educacionales y de trabajo si presentan infecciones respiratorias, algo que deben exigir  las administraciones de las entidades estatales, y también asumirse como responsabilidad individual.

Al momento de esta información había sido vacunada el 97% de la población relacionada para la segunda etapa en los grupos de mayor riesgo. En el primer período quedó inmunizada una cifra superior incluso a la determinada y que sobrepasa los 76 mil camagüeyanos.

La doctora Ferrán hizo hincapié en la necesidad de que los padres lleven a sus hijos a vacunar en esta segunda etapa, pues la inmunización no surtirá efecto hasta tanto reciban la segunda dosis. En este caso se encuentran los infantes entre los seis meses y nueve años, porque reciben 0,25 mililitros en cada oportunidad, mientras a los mayores de nueve años y los adultos les administraron una sola de 0,5 mililitros por vía intramuscular en el brazo.

La vacuna utilizada  es la Pandemrix de la Glaxo Smithkline, donada por la OMS/OPS y obtenida con virus fraccionados e inactivados, está contraindicada para los alérgicos severos a algunos de sus componentes como ocurre con el huevo, el pollo, el timerosal y la gentamicina, por sólo mencionar algunos, y para quienes hayan presentado reacciones graves ante una vacuna contra la Influenza estacional.

La aplicación de esta vacuna contribuye a proteger a las personas seleccionadas por ser grupos de riesgos, pero no impide la circulación del virus, por lo tanto, las normas higiénicas personales y colectivas  seguirán siendo imprescindibles.

La Influenza A (H1N1) apareció en Cuba  en el 2009, a más de 335 días de circulación, luego de anunciarse los primeros episodios en México y Estados Unidos. Desde entonces a la fecha continúa circulando en forma de pandemia en el mundo, y son 214 las naciones afectadas, con predominio en las Américas.

El estudio que determina si el enfermo padece la Influenza A (H1N1) y que se realiza a criterio médico y de manera gratuita para el paciente, cuesta al Estado cubano cien dólares cada vez, sin contar la hospitalización, los medicamentos y la transportación.

Autora: Olga Lilia Vilató de Varona

Corrección: Oriel Trujillo Prieto

Comentarios » Ir a formulario

cuquisalud

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris