Facebook Twitter Google +1     Admin

Cita con los vegetales

20101021014541-corazonlatiendo.gif

Retomamos la sección con los vegetales. Cuando iniciamos ciertas revisiones acerca del tema nos encontramos ante un dilema importante; en la práctica al plantearle a una persona que ingiera vegetales se piensa en las verduras, cuando en realidad hay algo más.

El diccionario de la Real Academia de la lengua española establece que vegetal es un ser orgánico que crece y vive, pero no muda de lugar por impulso voluntario.

Por otro lado, vegetariano no significa comedor de vegetales, sino que deriva de la palabra latina “vegetus que refiere crecer, estar fuerte, vigoroso, completo, fresco, lleno de vida, por lo que este término se aplica a una persona que se abstiene de ingerir todo tipo de carnes, ya sean blancas o rojas.

Mencionaremos algunos tipos de vegetarianos. Los más comunes son:

--Los veganos: no consumen carnes, huevos y ningún producto lácteo.

--Los lacto vegetarianos: incluyen en su dieta productos lácteos, pero no consumen huevo.

--Los ovolacteovegetarianos: añaden en su dieta productos de origen animal, tales como los lácteos y el huevo.

--Los macrobióticos: para ellos los alimentos de consumo son los cereales integrales, las legumbres y las verduras, con preferencia hacia las menos contaminadas con pesticidas, colorantes y conservadores. Esta dieta, más que un tipo específico de alimento se refiere a una concepción filosófica relacionada con la alimentación y la necesidad de una estabilidad en la alimentación. Una rica experiencia en este sentido acumula en nuestro país el grupo liderado por la Profesora Carmen Porrata, y que propongo analizar en próximas entregas.

En su folleto sobre dieta Ma – Pi, la Profesora escribe y cito: “Hay que actuar de forma efectiva en la medida que las poblaciones envejecen. Una buena forma de actuar es cambiando los estilos de vida, dentro de ellos la alimentación, el cual es el acto más importante para la vida, ya que la crea. Debemos retornar a una alimentación sana, que deje pocos residuos metabólicos tóxicos y que a la vez permita deshacernos de ellos, así como de todas las toxinas acumuladas. Una verdadera alimentación saludable consiste en seleccionar los alimentos, no los nutrientes, más adecuados a la constitución y a las condiciones individuales (físicas, emotivas y mentales). Sólo de esta forma nos acercaremos al estado de salud óptimo y ganaremos en calidad de vida”.

Y continúa la doctora Porrata: “Macrobiótica significa Vida larga y es una filosofía orientada al respeto y cuidado de la Naturaleza y al amor de la Humanidad. Se basa en el equilibrio continuo y necesario de lo Yin y lo Yang y de las Cinco Transformaciones, que son las teorías fundamentales de la Medicina Tradicional China. Actúa siguiendo las leyes naturales del Orden del Universo y aborda al ser humano integralmente”.

Añade además: “La Macrobiótica considera a la alimentación en su sentido más integral, desde que se siembra la semilla hasta que se utiliza por las células; hace un análisis continuo de las interacciones que tienen lugar entre el medio interno y el externo. En esta filosofía la Agricultura, con sus métodos de cultivo y cosecha, tiene la máxima responsabilidad en la salud de las poblaciones, seguido por la Industria Alimentaria”.

La importancia de una proteína está dada por los aminoácidos que la forman. Una proteína es algo así como una cadena con muchos eslabones y cada uno de éstos es un aminoácido. Tenemos los aminoácidos esenciales y no esenciales. Los primeros mencionados son aquellos que nuestro organismo no puede sintetizar, por lo tanto tenemos que obtenerlos directamente de los alimentos.

Sabemos que los alimentos de origen vegetal carecen de alguno de los ocho aminoácidos esenciales, pero una mezcla adecuada de los grupos de alimentos complementa los aminoácidos faltantes y de esta manera se resuelven los déficits. Con combinaciones de alimentos como arroz con frijoles, alubias o lentejas, un cereal con frutos secos o semillas, leguminosas con semillas, obtendremos proteínas completas de mucha calidad.

Una buena alimentación influye en el cuidado de su corazón, no lo dude.

Si al leer estas líneas le asaltan algunas interrogantes, o la necesidad de realizar algún comentario, no deje de enviarlo por nuestra dirección electrónica: justog@infomed.sld.cu

Y no lo olvide: ¡Cuide su corazón!

Autor: Dr. Justo de Lara Abad, especialista de 2do. Grado de Cardiología y Profesor Auxiliar.

Corrección: Oriel Trujillo Prieto

Comentarios » Ir a formulario

cuquisalud

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris