Facebook Twitter Google +1     Admin

Tres de una vez

20150529224302-trillizas.jpg

En la foto, la Dra. Marilyn carga a Dayani de la Caridad, que lloraba; la mamá a Darianny de la Fe, inmersa en un bostezo; y la Lic. en Enfermería Annely Boza, jefa de su especialidad en la Sala de Neonatología a Daniela de la Esperanza, quien se dedicó a hacer "pipi".

Dainelys Zulueta Suárez (ama de casa) y Yusnier Martí Quintana (agricultor), del batey El Seis, del municipio camagüeyano de Florida, sabían que ella estaba embarazada, pero no esperaban la noticia que, imagino, los dejó atónitos: traía tres bebés en su vientre y lo supieron a las siete semanas de gestación.

Desde ese instante la vida les cambió, las preocupaciones eran otras y sin lugar a dudas, el cómo enfrentar, primero el período de ese estado, el parto y luego la crianza de tres a la vez ocupaba la mayor parte de sus pensamientos.

La primera etapa transcurrió con bastante normalidad. A las 16 semanas de embarazo fue llevada al Hogar Materno de su territorio y desde el mes de enero al hospital Gineco-Obstétrico Ana Betancourt, de esta ciudad, todo con el objetivo de proteger tanto a la futura madre como a las bebitas, quienes nacieron el 28 de marzo a las 3 y 30 de la madrugada, mediante cesárea, y a las 31 semanas, o sea, antes de tiempo.

Esa condición de prematuridad trajo ciertas complicaciones y aunque siempre he estado en contra de llamar a los ingresados en un hospital por sus números, porque me parece un método –para llamarlo de algún modo-- que despersonaliza y quita un tin de humanidad a los atendidos, en este caso las mencionaré, pero aclaro, de la primera a la tercera en llegar a este mundo.

Darianny de la Fe, con 1 276 gramos; Dayani de la Caridad, 1 428 gramos; y Daniela de la Esperanza, 1 186 gramos, nacieron en ese orden. La recién estrenada mamá no las confunde. Ella dice que no son iguales, algo en lo que no coincido, las veo idénticas, eso sí, estoy segura de algo, sabe a distancia quién es quién. Dijo sentirse muy agradecida con el trato recibido y añadió: “No tengo queja alguna y como nacieron prematuras estuvieron muy malitas, hubo que ventilarlas, mas salieron de todo eso, gracias a cómo las atendieron”.

La doctora Orisel del Carmen Rodríguez Ávalo, tuvo la difícil responsabilidad de la cesárea; y la especialista en Neonatología doctora Marilyn Fernández Sánchez cuenta esta historia a poco más de 60 días del suceso con toda la felicidad expresa posible. “Ya las dos primeras en nacer pesan 2 500 gramos, que es normal y 2 430, a la tercera, le falta un poquito”.

Allí, anotándolo todo estaba la doctora Ana Olga Calzadilla Rigñack, médica de familia de la localidad de origen de esta familia. Ella va y viene por sus medios a interesarse por “sus niñas” que estuvieron reportadas de graves críticas.

Una pregunta se imponía: ¿Cuándo van a su hogar? Primero deben conseguir que Daniela de la Esperanza pese lo adecuado y además, esperan la entrega de una casa en la ciudad de Florida, el Gobierno de la localidad lo garantiza, para que las recién nacidas y su familia, que tendrán el apoyo de una enfermera, puedan ver crecer a sus niñitas en un ambiente propicio.

Desde el año 2000 a la fecha se han recibido 18 casos de trillizos. Estas abrieron sus ojitos en la segunda Maternidad de Cuba, donde la cifra de nacimientos supera los 6 200 anuales, y si pudieran hablar dirían que fue en un bonito entorno con más de 70 años de diario bregar y ahora reconstruido como para recibirlas a ellas.

Autora: Olga Lilia Vilató de Varona (Cuqui)

Foto: Orlando Durán Hernández

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris